El legado de los maestros

A través de la historia universal del arte que inició en la prehistoria y siguió en la Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea -donde surgieron la mayoría de los movimientos artísticos-, el artista, privilegiado con su don de la creación y libertad de ejecución y expresión, dejó un legado imperecedero para la humanidad y la historia, su visión de la sociedad y del entorno en el cual vivió y creó sus obras.

John Ruskin, escritor, sociólogo y crítico de arte lo resumió con la siguiente frase: “el arte es la expresión de la sociedad”.

En El Salvador los grandes maestros de las artes, en el campo de la formación de futuros talentos, son innumerables. Entre ellos está Carlos Alberto lmery, Camilo Minero, José Mejía Vides, Valero Lecha, Carlos Cañas, Antonio García Ponce, Rosa Mena Valenzuela, Julia Díaz y muchos más.

Desde sus escuelas (Escuela de Artes Gráficas) o academias (Academia de Valero Lecha) supieron transmitir sus conocimientos y habilidades a quienes tuvieron la fortuna de conocerlos, pero sus legados para las nuevas generaciones se interrumpieron por múltiples razones. Una de ellas fue por el proyecto de reforma educativa de 1968, el cual cerró espacios de formación para los futuros artistas visuales.

También los acontecimientos históricos a finales de la década de los años 60 -que desencadenaron la Guerra Civil en El Salvador y todas esas tristes y terribles secuelas-, más la poca o nula importancia de las instancias gubernamentales y sus titulares para apoyar el desarrollo de las artes y la cultura, dieron como resultado la falta de formación integral específicamente en el campo de las artes visuales de los futuros artistas, pintores, escultores, fotógrafos, diseñadores, entre otros.

Como un hecho insólito de las circunstancias más adversas y los momentos de crisis sociales, políticas y económicas provocadas por el conflicto armado, surgieron museos, centros culturales, galerías, asociaciones de arte, fundaciones, patronatos, universidades con especialidades en artes, etc. Los artistas visuales fueron los más beneficiados de ese auge en las artes. Ahora habría que analizar profundamente la razón, porque así como surgió, desapareció. Hoy solamente el Museo de Arte de El Salvador (Marte) y otros centros culturales de bajo perfil mantienen con grandes sacrificios sus agendas culturales e instalaciones. Todas las galerías importantes cerraron como la Galería El Laberinto, Galería Espacio, Galería 1-2-3, Galería El Ático y otras.

Como consecuencia, hoy en día la actividad cultural cercana a las artes visuales es casi nula y los artistas son los más afectados. No hay espacios, galerías o centros culturales apropiados donde los jóvenes, estudiantes, artistas emergentes, establecidos y maestros muestren sus trabajos y obras.

En medio de esta crisis y tras la desaparición de la Asociación de Artistas Plásticos de El Salvador (Adapes) en 2011, un año después surgió, Voluntarios por el Arte (Volarte), cuya visión es “desarrollar y ejecutar constantemente proyectos novedosos que involucren a todas las generaciones de artistas, beneficiándolos económicamente y ayudando a enriquecer culturalmente a otros sectores de la sociedad a través de su trabajo”.

Desde su concepción, el proyecto “Inspiraciones del alma” busca enfatizar la importancia del dibujo en el arte, conscientes que hay mucho que innovar sin alejarse del arte figurativo y el rigor de la técnica.

Volarte también ha sido integral por su gran impacto cultural en la sociedad y ha beneficiado a todas las generaciones de artistas salvadoreños al mostrar sus obras en gigantografías – una galería gigantesca que se instala en las Fuentes Beethoven, Paseo General Escalón, desde el 2016-, en catálogos dignos con las piezas originales y biografías de los creadores que luego el Banco Davivienda obsequia a sus clientes, ejecutivos y amigos.

Aunado a todo eso uno de los aspectos más importantes es que a los transeúntes se les ha dado la oportunidad de disfrutar las obras de 63 artistas, las cuales están debidamente iluminadas, la gente puede interactuar con los autores de las piezas y tener un diálogo de comunión fraternal. Todo eso provoca que la exposición sea maravillosa y única, haciéndonos soñar que podemos volar para alcanzar lo que aspiramos. Como dice el slogan de Volarte: “el arte y la cultura son el mejor adhesivo para una sociedad en paz”.

En este proyecto los artistas visuales buscamos nuestra inspiración en la vida cotidiana donde hay belleza y serenidad, con un lenguaje que nos habla sobre temas universales como la vida, la muerte, el amor, las pasiones, la paz, la esperanza, y lo hacemos con respeto a los valores sociales y religiosos de nuestra sociedad.

“Trabajar en el arte es de valientes, pero lo es también apoyarlos’; dijo la pintora María Elena Palomo en sus palabras de inauguración de la exposición de gigantografías “Inspiraciones del alma” en el 2018.

Es por ello que la comunidad artística le quiere dar un profundo agradecimiento al Banco Davivienda y a sus ejecutivos, en particular al Ingeniero Gerardo J. Simán, Presidente Ejecutivo; al Lic. Eduardo Chacón, Claudia Velado e Irene Macay, por su incondicional apoyo año con año.

“ Mi deseo fue motivar a mi pueblo con mi pintura”

Fernando Llort

La expresión artística, en todas sus formas, hace crecer al individuo; no solamente al autor o gestor de la obra, sino también al espectador. Davivienda, con una visión que apuesta por el constante desarrollo de los salvadoreños, ha apoyado al país, no solamente desde su rol como institución financiera, sino también generando sinergias que trascienden a nuestra cultura.

Con gran satisfacción, presentamos la “Colección de Dibujos Inspiraciones del Alma 2019”, que ya se ha convertido en una cita cultural para los salvadoreños, pues acercamos el arte plástico al público en general, no solamente mediante este catálogo, sino también a través de una exposición de las piezas en formatos de gigantografías en una de las Plazas Fuentes de Beethoven. Cada obra promueve valores con el fin de enriquecer la cultura de paz para una sana convivencia en nuestro país.

Desde hace cinco años, Davivienda ha trabajado junto con VOLARTE – Voluntarios por el Arte – a fin de reconocer el talento salvadoreño y valorar la creación artística; sin duda, una alianza que marca una nueva historia en el arte plástico salvadoreño. Es destacable la riqueza obtenida gracias a la sinergia que produce la participación de las diversas generaciones de artistas: los ya establecidos, los emergentes y los estudiantes. El talento de los jóvenes combinado con la experiencia y la técnica de artistas, nos permiten presentar y registrar una extraordinaria Colección de Dibujos y Pinturas, ahora también disponible a través del portal www.daviviendavolarte.com

Recordando al maestro Fernando Llort, quien fue uno de los precursores de esta iniciativa, retomo sus palabras – “ Mi deseo fue motivar a mi pueblo con mi pintura” – como una muestra en la apuesta por el talento de las nuevas generaciones de salvadoreños, capaces de inspirar el alma de todos para construir juntos El Salvador de nuestros sueños.

¡Qué disfruten esta colección!

Gerardo J. Simán Siri
Presidente Ejecutivo
Banco Davivienda Salvadoreño

Exposición Volarte 2018

La Colección de Dibujos “Inspiraciones del Alma” fue inaugurada en noviembre de 2018, en cuyo evento asistieron los autores de las obras, la alta dirección de Davivienda El Salvador e invitados especiales, quienes disfrutaron de la colección. La inauguración fue organizada por esta entidad financiera.